AVENTURAS FUERA DE TU ZONA DE CONFORT

  Chico.Ferreira   Compfight   cc
Chico.Ferreira Compfight cc

El otro día vi una película de dibujos animados con mis hijos. Una de esas películas en las que los guionistas de animación para niños consiguen reflejar, de manera sencilla e infantil, una conducta habitual de los seres humanos, o al menos algunos de ellos… la resistencia al cambio.

Los que habéis tenido la oportunidad de ver “Los Croods” sabréis de qué estoy hablando. Una familia que vive en la época de la Pre-historia, liderada por un padre protector o más bien sobreprotector que, ante todo, quiere proteger a los suyos. Con ese único objetivo, marca unas normas estrictas de convivencia, hasta el punto de prohibir cualquier movimiento que exceda de los límites establecidos.

Consigue que todos sobrevivan en un entorno que, según él, es hostil y desestabiliza la armonía que se respira en su cueva, en su zona conocida, donde no hay peligros, imprevistos ni elementos que no puede controlar. Pero, ¿a qué precio? a base de limitar la curiosidad e inquietud de los demás por conocer nuevos territorios, nuevas especies de animales, nuevos horizontes…

Hasta que un día aparece un “personaje desconocido”, CHICO, un adolescente de otra tribu que sobrevive, o mejor dicho, que vive, experimentando, investigando nuevas cosas y disfrutando de lo que le rodea.

Este personaje fascina al resto de la familia porque les enseña un mundo diferente y una nueva manera de vivir pero, el padre, el líder de la tribu se siente amenazado: “está poniendo a su familia en peligro”, “está perdiendo el control de la situación…de su liderazgo”, “está haciendo que se salten las normas”. Todo esto nos suena.

Si trasladamos esto a un entorno profesional, vemos que, a nuestro alrededor muchas personas o incluso nosotros mismos, a veces actuamos como el padre de los Croods. Nos sentimos cómodos cuando controlamos la situación y afrontamos experiencias habituales que dominamos. ¿Por qué? Por miedo, porque necesitamos sentirnos seguros y esta necesidad puede llegar a frenarnos a la hora de aprender e incluso cerrarnos a retos que pueden suponer un crecimiento.

La vida está llena de cambios y debemos ser capaces de asimilarlos con actitud positiva para extraer lo que nos pueden aportar y, no sólo eso, debemos ser capaces de hacer que las personas a las que dirigimos, con las que trabajamos y de las que dependemos los vivan con nuestra misma ilusión y con la apertura necesaria para afrontarlos y no evitarlos como si se tratasen de amenazas que nos van a sacar de nuestro área de confort.

Si no habéis visto la película os recomiendo que lo hagáis, la disfrutéis y la valoréis desde esta perspectiva. ¡No dudéis en darnos vuestra opinión!

Cristina Olleros, Directora Ejecutiva e-Assessment Psicólogos Empresariales.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s